Portada del artículo Microbiota: Qué es, tipos y funciones
Microbiota: ¿Qué es?, tipos y funciones

La ciencia ha demostrado que la salud depende, en buena medida, del bienestar de la microbiota que vive en el cuerpo humano.

La microbiota, o flora intestinal, es una comunidad diversa de microorganismos que viven en nuestro organismo. Estos seres microscópicos incluyen bacterias, hongos y virus, juegan un papel fundamental en nuestra salud digestiva, inmunológica y emocional.

Entonces, ¿cómo podrías cuidarla correctamente? Te sugerimos empezar con una alimentación sana para proteger tu microbiota intestinal.

Podrías consumir alimentos elaborados con capomo, ya que tienen un alto contenido de fibra natural, la cual se considera un prebiótico adecuado para los microorganismos “buenos” que habitan en el tubo digestivo.

Indudablemente, una dieta equilibrada y libre de químicos es el primer paso para vivir de manera más saludable y feliz. Empieza hoy y notarás los beneficios.

¿Qué es la microbiota?

La microbiota es el conjunto de bacterias, virus, hongos y parásitos que habitan en la piel y las mucosas del cuerpo.

Normalmente, estos microorganismos coexisten con el ser humano en una relación beneficiosa para ambos: ellos tienen donde vivir y la persona obtiene un provecho al servirle de “casa” u hospedero.

La microbiota se empieza a crear desde etapas tempranas de la vida. De hecho, el primer paso importante para su formación ocurre en el momento del nacimiento cuando un bebé nace por parto vaginal y se expone a los microorganismos que habitan en la vagina de la madre.

También cuando se alimenta de la leche materna entra en contacto con los gérmenes de la piel de la mamá y así, poco a poco va adquiriendo su propia microbiota.

Tanto el parto vaginal como la lactancia, son etapas clave para la creación y desarrollo de la microbiota de una persona, pero no son las únicas.

Existen varios factores que determinan la formación y equilibrio de la microbiota de un ser humano. Algunos de los más importantes incluyen:

  • Edad
  • Factores genéticos
  • Cantidad de microorganismos presentes en el medioambiente
  • Ingestión de agua clorada
  • Hábitos alimentarios
  • Estrés
  • Uso frecuente de medicamentos dañinos para la flora intestinal como los antibióticos y analgésicos.

Infografía con los factores que determinan la formación y equilibrio de la microbiota

Además, es importante mencionar que a lo largo de nuestro ciclo de vida el equilibrio de la microbiota se verá modificado. Algunos factores pueden generar un impacto positivo (eubiosis) o, por el contrario, o influir de manera negativa, ocasionando una alteración de la microbiota o disbiosis.

Lo cierto es que, gracias a la combinación de los factores antes comentados, cada persona tiene una microbiota única e irrepetible.

Tipos de microbiota

Infografía con los tipos de microbiota

Existen 5 tipos de microbiota fundamentales: cutánea (o de la piel), intestinal (o del tubo digestivo), pulmonar, vaginal y oral (o de la boca).

Es importante decir, que los microorganismos varían según la parte del cuerpo que se analice.

Microbiota cutánea o de la piel

Por ejemplo, en el caso de la piel, las bacterias son los microorganismos predominantes y generalmente están representados por:

  • Estafilococos
  • Estreptococos
  • Corinebacterias
  • Acinetobacter

En menor medida también se pueden encontrar:

  • Hongos, específicamente levaduras
  • Virus
  • Ácaros

Microbiota intestinal o del tubo digestivo

Por otro lado, la microbiota del tubo digestivo es una comunidad muy variada compuesta por aproximadamente 100 billones de microorganismos.

Según un estudio realizado por Elizabeth Thursby y Nathalie Juge, publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, la microbiota intestinal está compuesta fundamentalmente por:

  • Proteobacterias
  • Firmicutes
  • Actinobacteria
  • Bacteroidetes
  • Akkermansia muciniphila

Es importante decir que esta microbiota es una de las más estudiadas por los científicos. Gracias a las investigaciones realizadas, se sabe que su alteración puede ocasionar la enfermedad inflamatoria intestinal y otras afecciones digestivas.

Microbiota vaginal

La microbiota que vive en la vagina es muy importante ya que protege a ese órgano femenino y contribuye con su buen funcionamiento.

Generalmente está compuesta por bacterias como:

  • Lactobacillus crispatus
  • Lactobacillus gasseri
  • Lactobacillus jensenii

Cuando esta microbiota se daña pueden aparecer infecciones y molestias en la vagina. De ahí la importancia de estos microorganismos.

Microbiota oral

También en la boca existen gérmenes protectores que evitan la aparición de enfermedades en esa parte del cuerpo.

Según el National Institutes of Health de Estados Unidos, se han descrito más de 700 tipos de microorganismos en la boca de los seres humanos.

Una parte de ese total está formada por bacterias y hongos que contribuyen con la salud bucal e incluso ayudan a digerir algunos alimentos.

Microbiota pulmonar

También en la mucosa de la nariz, tráquea y bronquios existe una microbiota pulmonar que cuida tus vías respiratorias. No obstante, todavía no se sabe mucho de estos microorganismos.

En un estudio publicado en PubMed por James M. Beck, Vicente B. Young, Gary B. Huffnagle, se plantea que la microbiota intestinal influye sobre los procesos inflamatorios que ocurren en los pulmones.

Los autores plantean que existe una relación directa entre ambas microbiotas. Por lo que, si tus microorganismos intestinales están sanos, es más probable que tus pulmones también lo estén.

Funciones de la microbiota

Infografía con las funciones de la microbiota

La microbiota desempeña un papel crucial en la salud y el funcionamiento del cuerpo, ya que está involucrada en procesos clave como:

  • Digestión y metabolismo: algunas bacterias gastrointestinales ayudan a descomponer y digerir los alimentos, liberando nutrientes esenciales y energía.
  • Función del sistema inmunológico: la microbiota contribuye al desarrollo y control del sistema inmunológico, defendiendo el cuerpo contra gérmenes y sustancias dañinas.
  • Síntesis de vitaminas: algunas bacterias en el intestino son capaces de producir vitaminas esenciales, como la vitamina K y algunas vitaminas del complejo B.
  • Funcionamiento cerebral y emocional: existe una conexión entre la microbiota intestinal y el sistema nervioso, conocida como eje intestino- cerebro. Dicha microbiota puede influir en la producción de neurotransmisores y sustancias que afectan el estado de ánimo y el comportamiento.
  • Regulación del peso y metabolismo: la composición de la microbiota puede estar relacionada con la regulación del peso corporal y el metabolismo.

Hasta el momento, la microbiota intestinal es la mejor estudiada de todas. Y, en este punto cabe preguntarse, si los microorganismos del tubo digestivo son tan importantes, ¿cómo podemos favorecerlos?

La respuesta está en la dieta. Hoy se sabe que la microbiota intestinal se favorece con alimentos ricos en fibra.

Por ejemplo, las semillas de capomo son una fuente natural de fibra prebiótica, por lo que al incluirlas en tu alimentación estás contribuyendo con tu salud digestiva.

A propósito, Cris del Carmen Quintero-Hilario en un estudio publicado por la Universidad Autónoma Chapingo, afirma que el capomo es una fuente de fibra muy beneficiosa.

Otros autores como Lindberg, Pérez-Pacheco y Castro-González, coinciden en los beneficios del capomo para la microbiota intestinal y la salud digestiva en general.

Por tanto, consumir capomo es una elección adecuada si deseas cuidar a los microorganismos “buenos” que viven en tus intestinos.

Cabe destacar que la investigación sobre la microbiota es un campo en constante evolución, y actualmente se están realizando investigaciones para comprender mejor su
impacto en la salud humana y cómo se puede utilizar para mejorar el bienestar general.

¿Qué se considera una microbiota normal?

Se considera microbiota normal al grupo de microorganismos que viven en el cuerpo humano sin producir daños en él.

Es decir, cuando existe un equilibrio entre tu organismo y los gérmenes que normalmente habitan en él.

Por el contrario, cuando esta “armonía” se rompe, aparece un proceso conocido como disbiosis y puedes sentirte enfermo.

Cuida tu microbiota con Kapomo

Ahora que tienes un mayor conocimiento sobre los gérmenes que habitan en tu cuerpo, puedes cuidarlos mejor para favorecer tu salud.

Te sugerimos empezar con una alimentación variada y enfatizar en el consumo adecuado de fibra dietética, un tipo de fibra que funciona como prebiótico y está presente en el capomo.

Si quieres llevar una dieta sana que favorezca tu microbiota intestinal, visita nuestra tienda en línea. Tenemos varias opciones de alimentos elaborados con capomo.

Categorías: Salud y Bienestar
Etiquetas:

Categorías

Lo más reciente

¡Síguenos!

te puede interesar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest